My Father

Although I’m a 24-year-old male, I have no shame in admitting that over the past year I have cried harder than I’ve ever cried in my entire life. Twice.
Both of these occasions involved my dad, and neither of them was caused directly by him. In fact, he wasn’t even aware that either of them happened.
I am going to tell you about both of these occasions so that you can understand why my dad has been one of my biggest inspirations and also one of the people who has caused me the most pain in this world.
Instead of simply telling you the two stories, I am going to tell you a few things about my dad first so that you can get to know him a little bit. Throughout this description of him, I will tell you why his decisions and his actions have brought me to a point of tears unlike any other event in my life.

My dad has barely taken a vacation day in 7 years. He started his own business where he delivers Mexican products around the metro area and in a couple cities outside of it. He networks around, builds relationships, buys products to sell, delivers them in person, pays all his taxes and keeps the whole thing running himself. No employees. No excuses.
A few months ago I went to work with him. While we drove, he told me that he had always wanted to live by a beach. That was when I realized what his feelings must have been back on July 14, 2010 at 12:04pm when I was on a trip to California with my girlfriend at the time. He texted me saying “Han nadado nene… supongo q si. Q envidia, yo hace años q ni a un charco llego”  [Have you guys gone swimming son?… I’m guessing you have. How jealous, I haven’t even been to a puddle in years](I still have the exact message saved on my sim card).

My dad has been putting two sons through college. Given that I legally couldn’t work until I was 21 (even then, I could only work on-campus for a max of 20hrs) and my brother couldn’t work either until he was 20, it’s been my parents who have had to pay for us because we really couldn’t even if we wanted to. In a nutshell: either they pay for our education, or we don’t do anything with our lives. It’s that simple (again, there was no alternative to school since we couldn’t work). I say that he puts two kids through college, even though my mom earns more money because when my mom wanted to go to India with her friends, or visit family in Mexico, my dad said “Go! I’ll be here.

My dad is one of the kindest, funniest, most considerate people you will ever meet. He can make friends with anyone if he wants to, and he’s always quick to toss a double-entendre into the conversation just to give people a chuckle. The whole reason why I’m good at either of those things is because I watched him do it and I started doing it until I got better. He’s one of those people who actually knows how to listen to people regardless of how much ‘power/authority’ he supposedly has over them. When my brother and I were kids and we behaved badly, he used to gives us a few hard knocks on the head as a way to discipline us until I said “Dad… it hurts me [emotionally] when you do that” and then he never did it again. EVER.  I feel like most parents would say “well, if you want to stop being punished, then you should stop behaving badly” but instead of doing that, my dad decided to tell himself “I am the one who needs to change my way of punishing. Regardless of what my kids do, I am doing something wrong.” It takes a real man to understand that violence and physical punishment create more resentment than lessons.

My father loves my mother. He’s the kind of man who explicitly tells my mother that she’s wrong in the middle of an argument and he warns her that she’s going to gain weight when she indulges in greasy food. What an asshole, right? But he only tells my mother that she’s wrong when she contradicts something that she said and he can prove it, and he doesn’t actually care if she breaks her diet but he knows my mom wants to be on a diet. As he’s told me “If I don’t tell you guys the harsh truths that you need to hear, maybe nobody will.” He’s the kind of guy who surprises my mom with little presents and gestures just because he knows she’ll enjoy them. To be honest, I never really knew, nor cared much about what feminism was until I realized that I pretty much fit into those beliefs because that’s how my dad is with my mom and how my brother and I were raised. The number one thing in my world is my mother, not because she gave me life, but because she’s the number one thing in his world.

There are a lot of great dads who do these things. While I admire every single one of them and I hope that others follow their example, here’s where I’m going to get serious.

 

My father is an illegal immigrant. Honestly, I’m not even sure of all the details, but I’m pretty sure he became illegal in exactly the same way that it could happen to me… by default. Whether you actually know something about immigration or you just pretend like you do, let me teach you the golden rule about illegal immigration in [apparently] any country: If you don’t get the fuck out when “we” want you to, then you’re an illegal. It’s seriously that simple. That’s why there are tourist visas, work visas, marriage visas, etc… if your visa expires without someone in that country helping you get a new one (and it’s not always so easy for them), then you either get out or you become the illegal scum that people/politicians in that country complain about, regardless of how much you contribute to that country or what a great, moral person you are.
(Please don’t try to argue with me about this. It has been my whole life for 13 years. I know what I’m talking about regardless of what you think you’ve read.)
If you really want to get political, or you want to get patriotic, and you want my dad in jail or out of this country because “he deserves to be punished for breaking the law,” then let me show you his punishment:

My father can’t travel much. After a certain time, he couldn’t renew his license because he didn’t have the legal documents necessary. He’s barely ever gotten a speeding ticket and he even stopped driving completely for a month when there was an erroneous DUI on his record (how the hell some police officer put it into his record along with a picture that looks nothing like him is beyond me). O AND BY THE WAY, his job depends on driving. If he doesn’t drive, he can’t deliver his products to his clients (some of which are a three hour drive), he loses them and his entire work and income go down the drain. My mom and brother had to take time off from work/college to drive him around because we couldn’t afford for that to happen.
He hasn’t taken vacation days in years because he really can’t afford to take many. And even if he did take time off, he can’t get on a plane because security would stop him for not having a valid ID. We’ve already visited every city in a 10-hr drive radius, so where does he go? Chicago again? Well, he seems to be happy with that. But it kills me to know that he deserves better.

My father spends most of his time alone. One of my favorite quotes says “If you are lonely when you are alone, then you are in bad company“… well, my dad must be pretty badass if he spends most of his time alone and he hasn’t gone crazy. He drives from one place to another and he is friends with all his clients because they love the guy (he’s super social when he wants to be). But driving from here to there all day means he actually spends more time by himself than with any of his clients, so how deep is their relationship, really? Every Wednesday, my dad gets up at 4:30am and drives three hours to deliver products to some clients in another state, and then he drives three hours back home. I love all the thinking I get done when I am driving by myself, but you have to wonder if six hours in one day, every week, on top of all the regular driving is just too much.
And yet he does it. He has to.

My father spent 7 years hearing stories about how his own father was dying, and he couldn’t even go hug him, or his mom. My grandpa was dying from Parkinson’s near Mexico City. This was particularly painful for me as well because when I was a kid, we lived in the same house as my grandparents until I was 6. At one point we even had my great-grandma in that house too. We did all kinds of things together so to me, my grandparents are practically my parents as well. This had a huge effect on me because I grew up with so much love and caring that I cannot stand the idea of living far from my parents when I have my own children. When we moved here to the U.S., my grandparents came to visit every year for five years. Every year. My dad would somehow make time off and we would drive to the nearby cities to show my grandparents around(Chicago, Dallas, Minneapolis, St. Louis, Denver, etc). But then my grandpa got sick. Really sick. And he couldn’t travel anymore. My dad couldn’t leave the country because leaving this country means being punished (i.e. not allowed to come back for 10 years, or indefinitely), unless he actually crossed the border illegally, which can get him killed for trying. My grandpa was no longer able to come visit and my grandparents don’t have a computer or a solid internet connection in the rural town they live in outside of Mexico City, so they couldn’t Skype.
All my dad had for the last 7 years of his own daddy’s life were phone calls saying:

“I’m fine son, how are you?”…
“I feel a little weaker and I forget some things, but the medicine is helping”…
Then:
“Son, your dad can’t really talk much on the phone any more because he forgets who he’s talking to, so you have to speak loudly and slowly”…
“Son, your dad can’t really talk on the phone anymore. He’s doing okay, but the medicines are really taking a toll and he’s not very talkative or active”….

I don’t ever want to imagine what the last phone call sounded like or felt like to him. I just know that I woke up the morning of September 7th, 2013 and when I walked into the living room my mom said “your grandpa died a few hours ago…”
We knew it was coming for years; I could almost say I wished for it so that it would no longer be such a torturous anguish to imagine him being gone. I just wanted to get it over with. But when I walked into my dad’s bedroom that morning he was just laying there, looking up, blinking every once in a while and looking around the room. I knew there was nothing I could ever say or do to make it better. So I laid down next to him. I hugged him. And we cried, I don’t know for how long. It wasn’t a loud, sobbing cry. It was just me and my dad laying there, with tears, a sob or two, and the occasional deep breath that seems to bring no oxygen. We knew that he would never hear his dad’s voice or feel his touch again. His dad was nothing but a memory.
One of those two times when I cried harder than I’ve ever cried in my life was a few weeks earlier when I realized that my grandpa was going to die soon, and there was  absolutely nothing I could do to help his son, my father, hug him just one last time. All I could do was sit here, wait for the bad news, and be there for my dad when it happened.

My father is scared of suffering the same fate with me that he suffered with his own dad. The second hardest I’ve ever cried in my life was the day I was fired from my job because I knew what that meant. Staying in this country would mean that I would settle for options I didn’t like and put more of my wishes to see the world on an indefinite hold; losing my job gave me the freedom to finally chase after them.
“Fuck this, I’m moving to Europe. It’s what I want, and it’s my best option if I want to actually do something with my life.”
The day I lost my job was the day I cried so hard because I had to tell my parents that despite their hardest efforts and countless money, their son, who is not a U.S. citizen or permanent resident was back to a shit situation where he would lose legal status in August. Their son was choosing to leave this country willingly and forfeit any sort of legal status; he will be able to come back as nothing more than a foreigner who can only visit a certain amount of days every year. Their son might fulfill his fantasies of going to Europe but he will live seven timezones and a $1,000 flight away . And he might never come back.
My dad has tried to give me all sorts of reasons why I shouldn’t leave and I’ve had a counter-argument to every single one of them (because we all know I’m an asshole like that). We had some intense arguments that got me agitated and enraged with his logic. But I have no argument against his emotions. I don’t know how it feels to experience your father’s death from a telephone. I don’t know how it feels to never give him “one last hug” because the last time you saw him was not supposed to be the last time. Sadly, maybe I will know what that feels like now that I am leaving, but I sure hope not. I know that’s what terrifies him. I know that my dad doesn’t want that for me, or for himself. And yet somehow he’s finally come to terms with it, just like he came to terms with never seeing my grandpa again.

My father has had to risk and sacrifice everything. My dad could have left this country when his visa expired. He could have left his wife and kids here or forced them to move again just because he had to move.

But my dad chose to stay.

He loved his children and his wife too much to leave them behind or to risk a less-happy life than he would be able to give them. So he stayed here illegally, running his own business and following every other law. He became the stigmatized, law-breaking, “go-back-to-your-own-fucking-country” illegal alien that this country abhors, because he knew it was the most loving decision that he could make, and because it would keep his family happy and together. He lost vacations, friends, pride, peace of mind… he even lost his own father because of this decision. Now he’s scared of losing one of his sons in the same way that he lost his father, and he’s somehow agreed to not only take that risk, but help me finance it.
He has every reason to be depressed and give up on everything. What else does he have to lose?

Arguably the most influential book I’ve read in my life is The Road Less Traveled by M. Scott Peck, because it deals with love and and family. It taught me that I should try to carry out every decision I make in the most loving way possible regardless of how uncomfortable I am with the consequences. And this is something that he exemplifies more than anyone I’ve met. He is his own man and I cannot tell you how he thinks, but I can tell you that he is one of the happiest people I know despite all of the things he’s gone through. Somehow his wife, his two sons, and their happiness are enough to make him happy. Somehow the absolute bullshit that this legal system has put him and his family through has not been enough to break him. Somehow he decided that the most loving decision is not always the most legal one. That’s why I’m writing this. I love my father, and the things he’s been through are worthy of at least some admiration. No medal can or will give him the retribution that he deserves or fix the pains he’s been through but at least now you know about it and hopefully you understand the decisions he’s made and why he’s made them.

___________________________________________________________________________________________________________________

VERSIÓN EN ESPAÑOL

Aunque soy un hombre de 24 años, no tengo pena al admitir que durante el último año he llorado más duro que jamás en mi vida. Dos veces.
Las dos ocasiones tienen que ver con mi padre, y ninguna de las dos fue causada directamente por él. De hecho, el ni siquiera supo que ninguna de las dos ocurrió.
Les voy a contar sobre las dos ocasiones para que puedan entender por qué mi papa ha sido una de mis inspiraciones más grandes y también una de las personas que me ha causado más dolor en esta vida. En vez de simplemente contar las dos historias, les voy a decir unas cuantas cosas sobre mi padre para que lo puedan conocer un poco. Durante su descripción, les voy a contar porqué sus decisiones y acciones me llevaron a un punto de lágrimas sin igual a otro evento que haya sucedido en mi vida.

Mi papá casi no ha ido de vacaciones en 7 años. Él empezó su propio negocio en el cual entrega productos mexicanos alrededor del área metropolitana y en algunas ciudades afuera de la ciudad. Él va conociendo a gente, estableciendo relaciones, compra los productos que vende, los entrega él mismo, paga sus impuestos y mantiene todo en orden él solo. Sin empleados y sin escusas.
Hace unos meses fui a trabajar con él. Mientras que manejábamos, él me dijo que siempre había querido vivir cerca de una playa. Fue entonces que me di cuenta de cómo se habrá sentido una vez el 14 de julio del 2010 a las 12:04pm cuando yo estaba de viaje con mi novia de aquél tiempo. Él me mandó un mensaje diciendo “Han nadado nene… supongo q si. Q envidia, yo hace años q ni a un charco llego” (todavía tengo el mensaje grabado en mi tarjeta de teléfono).

Mi papá ha estado pagado la colegiatura de dos hijos. Ya que yo no podía trabajar hasta que cumplí 21 años (y aun así solo podía trabajar adentro de la universidad por un máximo de 20 horas) y mi hermano tampoco podía trabajar hasta que tenía 21, mis padres han sido los que han tenido que pagar por todo porque en verdad no podíamos aunque quisiéramos. En pocas palabras: o ellos pagaban por nuestra universidad, o no hacíamos nada con nuestras vidas. Así de simple (repito, no había alternativa a la escuela porque no podíamos trabajar). Digo que él pagó nuestra colegiatura porque mi mama gana más dinero porque cuando mi mamá quería ir de vacaciones a la India con sus amigas, o visitar a familia en México, él dijo “¡Vete! Yo aquí sigo adelante.”

Mi papá es una de las personas más consideradas, amables y vaciadas que puedas conocer. Él puede hacer amigos con cualquiera si es que quiere, y siempre te hecha un juego de palabras para que haya un poco de risa. La única razón por la cual yo soy bueno en cualquiera de esas cosas es porque lo he visto hacerlo y empecé a copiarlo hasta que mejoré. Él es una de las personas que en verdad saben cómo escuchar a la gente sin importar cuanto ‘poder/autoridad’ él supuestamente tenga sobre ellos. Cuando mi hermano y yo éramos chicos y nos portábamos mal, él nos daba cocos en la cabeza (es decir, como tocando una puerta) como manera de disciplinarnos hasta que un día dije “Pa… eso me duele  [psicológicamente] cuando lo haces.” Desde entonces nunca lo volvió a hacer. Nunca. Siento que muchos padres dirían “Bueno, si quieres dejar de ser castigado, entonces tienes que dejar de portarte mal”, pero en vez de hacer eso, él se dijo a sí mismo “Yo soy el que tiene que cambiar mi manera de castigar. Sin importar lo que ellos hayan hecho, yo estoy haciendo algo malo.” Sólo un hombre verdadero entiende que violencia y el castigo físico crean más resentimientos que lecciones.

Mi papá ama a mi mamá. Él es uno esos tipos que le dice a mi ma directamente cuando está mal en medio de un argumento y le advierte que va a subir de peso cuando se sobrepasa de comida grasosa. ¿Qué desgraciado no? Pero sólo le dice a mi mamá que está mal cuando ella contradice algo que ella misma dijo  y se lo puede probar, y en verdad no le importa si rompe su dieta, pero sabe que mi mamá quiere estar a dieta. Cómo él me ha dicho “Si yo no les digo las verdades duras que tienen que oír, tal vez nadie lo haga.” Él es de los cuates que sorprenden a mi mamá con regalitos y gestos solo porque sabe que le gustan. De ser honesto, yo nunca supe ni me importó lo que es el feminismo hasta que me di cuenta que prácticamente creo en igualdad porque así es como mi papá es con mi mamá, y así nos crio. La cosa número uno en mi mundo es mi madre, no porque me haya dado vida, sino porque es la cosa número uno en su mundo [de mi padre].

Hay muchos padres que hacen estas cosas. Mientras que admiro a cada uno de ellos y espero que otros sigan en su ejemplo, aquí es donde voy a empezar a hablar sobre lo más serio.

Mi papá es un ilegal. Francamente, ni siquiera estoy seguro sobre los detalles, pero estoy casi seguro que se convirtió en ilegal del mismo modo que me puede pasar a mí… por defecto. No sé si en verdad saben algo de inmigración o solamente pretenden saberlo, pero déjenme enseñarles la regla de oro sobre inmigración en [aparentemente] cualquier país: Si no te largas cuando “nosotros” te digamos, eres un ilegal. Verdaderamente es así de fácil. Es por eso que hay visas de turistas, trabajo, matrimonio, etc… si tu visa expira sin que alguien en el país te ayude a conseguir otra (y no siempre es tan fácil para ellos), entonces o te vas o tú mismo te conviertes en uno de la escoria humana de ilegales de los que gente/políticos en ese país se quejan, sin importar cuanto contribuyas a ese país o que gran persona moral seas.
(Por favor no intenten discutir conmigo sobre esto. Ha sido mi mundo entero por 13 años. Yo sé lo que digo a pesar de lo que creas haber leído).
Si en verdad se quieren poner políticos, o patriotas, y quieren que mi padre esté dentro de la cárcel o fuera de este país porque “merece ser castigado por romper la ley”, entonces déjame mostrarte su castigo:

Mi padre no puede viajar. Después de un tiempo, no pudo renovar su licencia porque no tenía los documentos legales necesarios. No ha conseguido casi ni un ticket de exceso de velocidad y hasta dejo de manejar completamente por un mes cuando un DUI (conducción bajo influencia del alcohol) erróneo apareció en su record (no tengo ni idea de cómo carajos llegó a ponerlo en su record un policía con todo y una foto de un tipo que no se parece en nada a mi papá). Ah, y por cierto, su trabajo depende de manejar. Si no maneja, no puede entregar productos a sus clientes (algunos de los cuales están a tres horas manejando), pierde clientes y todo su trabajo e ingresos se van al caño. Mi mamá y hermano tuvieron que tomar tiempo fuera del trabajo/estudios para manejarlo a todos lados porque no podríamos dejar que eso pasara. No ha tomado vacaciones en años porque en verdad no ha podido. Y aunque pudiera tomar tiempo libre, no puede subirse a un avión porque la seguridad lo detendría por no tener identificación válida. Ya hemos visitado todas las ciudades a un radio de 10 horas manejando, así es que ¿a dónde irá? ¿A Chicago otra vez? Bueno, es parece ser suficiente para él. Pero me mata saber que el merece más.

Mi padre pasa la mayor parte de su tiempo solo. Uno de mis dichos favoritos dice “Si te sientes solo cuando estás solo, estás en mala compañía”… Entonces mi papá ha de ser el mero mero si se pasa tanto tiempo solo y no se ha vuelto loco. Maneja de un lado a otro y es amigo con todos sus clientes porque lo adoran (es súper social cuando quiere). Pero manejar todo el día significa que pasa más tiempo solo que con cualquier cliente, o sea que ¿en verdad qué tan profunda es su relación? Cada miércoles, mi papá se levanta a las 4:30am y maneja tres horas para entregar productos a algunos clientes en otro estado y luego maneja otras tres horas de regreso. Amo todo lo que tengo tiempo para pensar cuando estoy manejando solo, pero en verdad me pregunto si seis horas en un día, cada semana, además de todo el manejar durante otros días no es demasiado.
Pero él lo hace. Tiene que hacerlo.

Mi padre pasó 7 años escuchando historias sobre como su propio padre se estaba muriendo, y no pudo ni siquiera ir a darle un abrazo a él o a su madre. Mi abuelito se estaba muriendo de Parkinson cerca de la ciudad de México. Esto fue particularmente doloroso para mí también porque cuando yo era chico, también viví con mis abuelitos hasta que tenía seis años. Vivíamos en la misma casa y hacíamos todo tipo de cosas juntos, así es que para mí, mis abuelitos son prácticamente mis papás también. Esto tuvo un efecto enorme en mí porque crecí con tanto amor y cariño que no soporto la idea de vivir lejos de mis papas cuando yo tenga hijos míos. Cuando venimos a Estados Unidos, mis abuelitos vinieron a visitar cada año por cinco años. Cada año. Mi papá encontraría un modo de tener vacaciones y manejábamos a las ciudades cercanas para pasear a mis abuelitos (Chicago, Dallas, Minneapolis, San Luís, Denver, etc). Pero luego se enfermó mi abuelito. Muy enfermo. Y ya no podía viajar. Mi papá no podía salir del país porque salir del país significa ser castigado (es decir, no poder entrar otra vez por 10 años o más), a menos que en verdad inmigrara ilegalmente, en cual caso puede ser matado por intentar. Mi abuelito ya no podía venir a visitar y mis abuelitos no tienen una computadora o internet confiable en el pueble en donde viven, entonces no podían usar Skype.

Lo único que mi papá tuvo por los últimos 7 años de su papi fueron llamadas diciendo:
“Estoy bien hijo, ¿y ustedes?”…
“Me siento un poco débil y se me olvidan unas cosas, pero la medicina ayuda”…
Y luego:
“Mijo, tu papá ya no puede hablar mucho por teléfono porque se le olvida con quién habla, o sea que tienes que hablar fuerte y lento”…
“Hijo, tu papá ya no puede hablar por teléfono. Está más o menos, pero las medicinas en verdad lo están debilitando y ya no habla tanto ni se mueve mucho”…
Nunca quiero imaginar cómo se escuchó o sintió la última llamada. Sólo sé que desperté la mañana del 7 de septiembre del 2013 y cuando llegué a la sala mi mamá me dijo “tu abuelito se murió hace unas horas…

Ya sabíamos que iba a pasar por años; casi podía decir que lo deseaba para que ya no fuera una angustia tortuosa el imaginar que el muriera. Sólo quería que acabara. Pero cuando entré al cuarto de mi papá esa mañana, él estaba ahí acostado mirando para arriba, parpadeando de vez en cuando y mirando alrededor del cuarto. Sabía que no hay nada que yo pudiera decir o hacer para hacerlo sentir mejor. Así es que me acosté junto a él. Lo abracé. Y lloramos, no sé por cuanto tiempo. No era un llanto fuerte con miles de gemidos. Éramos solo mi papá y yo ahí acostados, con lágrimas, un que otro gemido, y de vez en cuando uno de esos respiros profundos que parecen no traer nada de oxígeno. Sabíamos que nunca más escucharía la voz de su padre o sentiría su abrazo. Su padre no era más que una memoria.
Una de esas dos veces en la que lloré más que nunca fue unas semanas antes cuando me di cuenta que mi abuelito estaba a punto de morir, y no había absolutamente nada que yo pudiera hacer para ayudarle a su hijo, mi papá, a que le diera solamente un último abrazo. Lo único que podía hacer era estar ahí sentado, esperar las noticias malas, y estar ahí con mi pa cuando finalmente sucediera.

Mi padre tiene miedo de sufrir el mismo destino conmigo que él sufrió con su padre. El segundo día que lloré más en mi vida fue el día que me corrieron de mi trabajo porque yo sabía lo que eso significaba. Quedarme en este país querría decir que me tomaría opciones de vida que no me gustaban y pondría más de mis deseos de ver el mundo en una pausa indeterminada; perder mi trabajo me dio la libertad de finalmente seguirlos.

Me vale madre, me voy a Europa. Es lo que quiero, y es mi mejor opción si en verdad quiero hacer algo con mi vida.
El día que perdí mi trabajo fue el día que llore tanto porque tenía que decirles a mis padres que a pesar de todos sus esfuerzos y dinero, su hijo, el cual no es ciudadano de E.E.U.U. o residente permanente, estaba de regreso a una situación asquerosa donde perdería estancia legal en agosto. Su hijo estaba eligiendo salir de este país voluntariamente y renunciar cualquier tipo de estancia legal; él podrá venir de regreso nada más como un turista el cual puede visitar solamente por una cantidad de días cada año. Su hijo tal vez cumplirá su sueño de vivir en Europa pero vivirá con siete horarios de diferencia, a $1,000 de una visita, y tal vez no regresará.
Mi papá me ha intentado presentar todo tipo de argumentos por los cuales no debería irme y he tenido un contra-argumento para cada uno de ellos (porque soy muy testarudo). Tuvimos algunas discusiones intensas que me hicieron enojar y su lógica me enfuriaba. Pero to no tengo ningún argumento contra sus emociones. No se cómo se siente vivir la muerte de tu padre a través de un teléfono. No sé cómo se siente nunca poder darle un “último abrazo” porque la última vez que lo viste no iba a ser la última. Tristemente, tal vez descubriré cómo se siente ahora que me voy, pero espero que no. Sé que eso es lo que lo aterra. Sé que mi padre no quiere que eso me suceda, ni tampoco a él otra vez. Y sin embargo de algún modo llegó a aceparlo, del mismo modo que tuvo que aceptar el no ver a mi abuelo una última vez.

Mi padre ha tenido que arriesgar y sacrificarlo todo. Mi papá pudo haberse ido de este país cuando se expiró su visa. Pudo haber dejado a su esposa e hijos aquí o haberlos forzado a irse otra vez solamente porque él tenía que irse.
Pero el decidió quedarse.
Amaba a sus hijos y su esposado demasiado como para dejarlos o arriesgar una vida menos feliz para ellos de la que él podía darles si se quedaba aquí ilegalmente, operando su propio negocio y siguiendo todas las otras leyes. Él se convirtió en el típico ilegal estigmatizado, rompe-leyes “que se vaya a su pinche país” que este país detesta. Y lo hizo porque él sabía que era la decisión más amorosa que podía tomar, y porque mantendría a su familia junta y feliz. Él perdió vacaciones, amigos, orgullo, paz mental… hasta perdió a su padre por tomar esta decisión. Ahora tiene miedo de perder a uno de sus hijos del mismo modo que perdió a su padre, y ha aceptado no solo tomar ese riesgo sino también ayudar a financiarlo.

Él tiene todas las razones de este mundo para estar deprimido y rendirse. ¿Qué más puede perder? Probablemente el libro más influyente que he leído es The Road Less Traveled escrito por M.Scott Peck, porque trata sobre amor y familia. Me enseñó que debo procurar tomar casa decisión que tome en la manera más amorosa que pueda sin importancia a que tan incomodas sean las consecuencias para mí. Y esto es algo que él ejemplifica más que cualquiera que yo haya conocido. Él es su propio hombre y no les puedo decir cómo piensa, pero les puedo decir que es una de las personas más felices que conozco a pesar de todas las cosas que le han sucedido. De algún modo su esposa, sus hijos, y la felicidad de ellos son suficiente para que él sea feliz. De algún modo todas las estupideces legales que este sistema lo han hecho sufrir no han sido suficiente para acabarlo. De algún modo él decidió que la decisión más amorosa no siempre es la más legal. Es por eso que escribí esta carta. Quiero a mi padre, y las cosas que él ha sufrido merecen al menos un poco de admiración. No hay medalla que le pueda o le vaya a retribuir lo que merece o vaya a arreglar los dolores que ha sufrido, pero al menos ahora saben sobre ello y ojala entiendan las decisiones que ha tomado y porque lo hizo.

7 thoughts on “My Father

  1. I’m not quite understanding something. Did your father have a work visa or a green card? If he was working so much, why didn’t he just pay to get it extended?

    • He did not have either. It’s not super simple to get a work visa. Someone else has to ‘sponsor’ you and hire you or you have to be an investor with a certain amount of money. He was only here on a tourist visa and no one hired him (because of age and his degree was common), and we don’t have enough money to buy his ticket into the country.

  2. “…the most loving decision is not always the most legal one”…híjole, qué frase tan fuerte. Todo el texto me llegó con una fuerza brutal. Entiendo esos sentimientos mi cielo, y aunque ya hace mucho que escribiste esta entrada y todas estas cosas que narras te mando un enorme abrazo. Lo creas o no siempre los tengo presentes a ti, tu hermano y tus papás. Ojalá pudiera abrazarlos y besarlos en persona, la familia siempre será la familia.
    Los amo. Me quedo con estas palabras en el corazón.

  3. Pingback: Trump Reaction | sonderbodhi

  4. I read this in March last year and just noticed that there is a space to leave comments. I am revisiting to share with someone. I get it. You obviously get it-lived it. Que Dios te bendiga. Hasta la próxima…

  5. Pingback: Road Less Traveled | sonderbodhi

  6. Pingback: Road Less Traveled | sonderbodhi

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s